JAÉN : La Catedral (siglo XIV - XVIII)

.


   El lugar sobre el que hoy se asienta la Catedral de Jaén era, antiguamente, una esquina de la muralla árabe y en esta esquina se había construido la mezquita mayor.
   Cuando la ciudad es conquistada por Fernando III (1246) se construye un templo, bajo la advocación de la Asunción de María.  En 1249 se traslada la sede episcopal a Jaén (hasta aquel momento, en Baeza) y dicho templo será la Catedral.
   En 1368, el rey de Granada, asalta la ciudad y quema sus templos.  Tras varios intentos malogrados, será el obispo Alonso Suárez de la Fuente del Sauce quien, a principios de siglo XVI, inicia la construcción de la nueva Catedral, en estilo gótico.
   La obra fue larga y, en sus distintas etapas, intervinieron diversos maestros entre los que destacan Pedro de Vandelvira y su hijo Andrés (a quien se debe el proyecto definitivo), Alonso de Barba, Juan de Aranda, etc.
   A finales del XVII se termina la fachada principal, adornada con balcones y diversas estatuas (Fernando III, Evangelistas y Padres de la Iglesia), según el diseño de Eufrasio López de Rojas.
   Las obras se prolongaron hasta principios del siglo XIX en que Ventura Rodríguez concluye la capilla del Sagrario, adosada a la Catedral.
   En cierto modo, la Catedral de Jaén se concibió como un santuario para albergar el “Santo Rostro” de Cristo que, según la leyenda, fue impreso en el lienzo de la Verónica y traído a Jaén en el siglo XIV.  Hoy se venera en la capilla mayor de la Catedral.

< Volver al mapa