JAÉN en la HISTORIA

.
   La ciudad de Jaén es ciertamente antigua, los estudios de la macro-aldea de Marroquíes Bajos (no lejos de nuestro Colegio) confirman que estaba poblada en el tercer milenio a.C., lo que la sitúa entre las ciudades más antiguas de la península.

   Tras diversas migraciones, en el siglo IV a.C. la población se concentra en el cerro de Santa Catalina, donde luego se levantará el castillo.  Ahí es donde nace la actual ciudad de Jaén.
   Un siglo después es ya un núcleo fortificado cartaginés, llamado Aurgi, hasta que, durante la segunda guerra púnica, es conquistada por Lucio Escipión (207 a.C.), que amplió las fortificaciones y le dio el nombre de Auringia (o Auringis).
   Poco después de su llegada a la península, los árabes se asientan en Auringis, a la que llaman Yayyan.  Abd al-Rahman II la convierte en capital, edifica una mezquita, la alcazaba en el cerro, la conducción de aguas del manantial de La Magdalena, etc.  La ciudad llegó a contar con cinco baños, de los que se han localizado dos.
   Durante la reconquista, Jaén sufre varios asedios pero no es conquistada hasta 1246 por Fernando III.  En 1249 se traslada a Jaén la sede episcopal, hasta entonces en Baeza.
   Por su calidad de plaza fronteriza avanzada en “tierra de moros”, Enrique IV le concede y ratifica la leyenda que orla su escudo: «Muy noble, famosa y leal ciudad de Jaén, guarda y defendimiento de los reinos de Castilla».
   En el siglo XV se comienza a construir la Catedral sobre la mezquita musulmana, la fachada es obra de Andrés de Vandelvira (XVI).  Otras obras importantes son el palacio episcopal, el ayuntamiento, etc.
   Concluida la reconquista, la ciudad pierde importancia y se inicia un paulatino declive por múltiples factores: enfrentamientos entre los nobles, recesión económica, hambre y epidemias que le hacen perder mucha población.
   Afortunadamente, en el siglo XVIII, se crea la Sociedad Económica de Amigos del País que alienta a las diversa instancias socio-políticas y se inicia una lenta pero efectiva recuperación de la agricultura, la industria y el comercio.
   Hoy Jaén es una pequeña pero hermosa capital de 116.000 habitantes, con una joven pero eficiente Universidad; en expansión hacia el norte (importantes obras de construcción en el Boulevard), con una floreciente producción oleícola (más de la mitad del aceite de España se produce en nuestra provincia) y, lo que es más importante, una ciudad acogedora con quienes la visitan.

< Volver al mapa